miércoles, 30 de septiembre de 2009

Y después del concierto, qué


Escrito por Antonio Gordon especialmente para debatecuba.blogspot.es

El tan cacareado concierto de Juanes en La Habana el pasado domingo no ha podido ser comentado por la prensa de isla, excepto para anotar que fue una gran fiesta. El Coma/Andante, en vez, se ha dirigido a la cuestión del calentamiento global, tema que ha reunido al presidente Obama y los chinos en Nueva York en la ONU. El Coma/Andante ha preferido comentar este otro tema quizás porque la Cuba que el gobierna con sus calles desoladas y sus centrales azucareras cerradas, “obviamente” ha tomado las medidas que había que tomar para diminuir todas la emisiones y mejorar la situación mundial.

Cuba, después de todo y a los ojos del oficialismo criollo, es un lugar perfecto. Noten que aunque en el concierto de Juanes intervinieron los paramédicos y médicos cubanos rescatando a muchos del calor y la deshidratación -a pesar de que la industria alimenticia había sido previamente notificada por el mismo Granma, la TV cubana no dejó ver ningún movimiento de las brigades médicas. Cuba no solamente un lugar perfecto, es un fenómeno fisiológico donde el calor no causa deshidratación a pesar del bloqueo americano.

Las ansias de abrirse del pueblo de Cuba estaban de manifiesto desde antes de que comenzara el concierto. Cuando algún periodista preguntaba a alguién del público algo la respuesta invariablemnte era: “¿Esto se ve en Miami?” Yo quiero saludar a mi papa, a mi tí, a mi abuela, a mi esto o a mi otro. Es un pueblo divido, y mientras no se vuelva a unir siempre estará sentido, dolido, y la una siempre pendiente de la otra parte.

Fíjense si el pueblo cubano está divido, que al ser asesinado un muchacho cubano en Miami, la madre ha venido de La Habana y su padre desde Madrid para atender al funeral. La muerte de su hijo ha reunificado, por lo menos por unas horas, a esa familia.

Y por último, quiero comentar algo acerca del arte. Como no soy artista, les pido que me perdonen si desentono al hacerlo. El arte, en cualquiera de sus formas, se puede interpretar por el observador de muchas maneras. Y no nos ha de extrañar que muchas de las canciones parecieran contestatarias al régimen. Sin embargo, cuando se ven las credenciales idiológicas de algunos de los intérpretes- especialmente los españoles, el mensaje pierde su valor. Porque, ¿quién puede hablar de justicia y no denunciar la situación de los presos de conciencia en la isla? ¿Quién puede hablar de libertdad? Y no mencionar nada en concreto acerca del terror y el control social y económico en el que viven los cubanos en la isla. Y ese control econónico no es el famoso embargo americano.

Después de todo, el concierto muy probablemente, sirvió para distraer a la prensa, los paparazzi de los políticos, para que Zelaya se colara en Honduras. Pero en Cuba, la cosa sigue igual. La plaza, sin embargo no está "igualita" como "el cuartico" del bolero de los años cuarenta cuando Cuba era libre y se empezó a planificar y fabricar la Plaza José Martí. Claro que no está igualita como se diseñó. Allí está la Plaza decorada con la figura del Che “hasta la victoria siempre.”

No se sabe de qué victoria hablan. Porque la realidad es que pésele a quien le pese, los castristas han perdido la batalla como lo indica la endeudada y sometida economia y su sociologia de doble moral, simulación, mentira y temor. A propósito ¿ a quién se dirigió Juanes con eso de " no tengan miedo." No sabe Juanes que el Coma/Andanta ya declaró ante el Papa Juan Pablo II que "aquí nadie tiene miedo."

Y lástima tambén que nadie cantara algo de lo que escribió Jose Martí। Excepto la Olga de Puerto Rico, la Tañón, que nos recordó que Cuba y Puerto Rico son de un pájaro las dos alas. Por ahora, lejos están los cubanos de la isla de tener las libertades de los puertorriqueños, nuestros hermanos.


“La mejor lección que puedes darle a alguien es tener la cortesía de tomarlo en cuenta” (Abel Desestress)