viernes, 5 de septiembre de 2008

Britney Spears, ¿víctima de su propia familia?


Mientras la cantante agradece a su papá que le haya salvado la vida, su mamá escribe un libro en el que revela sus intimidades, pues además de afirmar que perdió su virginidad a los 14 años, dice que a los 15 comenzó a probar las drogas

Cuando las circunstancias indicaban que Britney Spears dejaría atrás los escándalos para centrarse en su carrera musical, al parecer, su propia madre está empeñada en que su hija sea sinónimo de polémica, pues está por publicar un libro en el que revela intimidades de la cantante.
Además de asegurar que la intérprete de Toxic comenzó a beber a los 13 años, Lynne Spears explica en Trough the storm que su hija dejó de ser virgen a los 14 años y a los 15 ya probaba drogas. Incluso aceptaba que durmiera con su entonces novio, Justin Timberlake. Aun con su desenfrenado ritmo de vida, Lynne lamenta que a su hija se le haya enfocado desde un principio como un objeto

Escándalo al borde de la muerte
Podría pensarse que con esa familia no son necesarios enemigos, pero a diferencia de lo que hizo Lynn Spears, el padre de Britney, Jamie, se ha caracterizado por apoyarla para superar los problemas que ha enfrentado este año y tan es así que la propia Britney le agradeció por salvarle la vida.

Hay que recordar que a principios de enero de este año, Spears fue encontrada en su casa de Los Angeles en estado de intoxicación tras una disputa con su ex esposo Kevin Federline por la custodia de sus dos hijos.

“La locura del dinero y el poder solo acelera el fin de la humanidad” (Abel Desestress)