lunes, 11 de agosto de 2008

Arrestan a Pablo Montero


El cantante se encuentra detenido en el Centro de Detención Previo al Juicio (Pre Trial Detention Center) de Miami

Frente a su equipo de asesores, entre los que incluían su abogado, intérprete y terapeuta personal, el cantante y actor Pablo Montero fue esposado y llevado a la cárcel del condado de Miami, tras aceptar que había tenido su segunda recaída en el tratamiento que lleva en contra del uso de cocaína.

Minutos antes, su terapeuta, el doctor Steven Strumwasser, quien había tratado de minimizar la recaída de Montero comenzó dirigiéndo al juez esta frase: “Tengo noticias buenas y noticias malas”, entre las buenas estaba el tiempo que el intérprete de ¿Qué voy a hacer sin ti? había estado luchando contra su adicción, y las malas que “hace siete semanas”, es decir el 25 de junio, había tenido una recaída.

Strumwasser trató de describir a Montero como un hijo abnegado y un esmerado hombre de familia, que a pesar de un consumo “mínimo” en su última recaída: “ha sido excelente en otras áreas, ayuda a su madre, a su padre, a su familia”. El juez Jeffrey Rosinek respondió: “Es bueno que cuide a su familia, pero más importante es que se cuide él… Y no lo ha hecho”.

Por su parte, Howard Sebrinick, el abogado defensor, también argumentó que sólo dos recaídas (la de marzo y la de junio) para una adicción que el actor ha mantenido por 10 años, era mínimo. Pero su defensa tampoco encontró mucho eco ni en el juez, ni en la fiscalía. Enseguida la fiscalía recomendo dos semanas de prisión para el agresor.

Después el juez preguntó a Montero cuándo quería comenzar su sentencia, si a partir de ese mismo momento o al día siguiente.

El cantante no esperaba esa noticia. Así es que pidió una segunda oportunidad y le dijo al juez que está entregado “100 por ciento a esto (el tratamiento)”. Sin embargo, el juez escuchó la recomendación de la Fiscalía y, ante la sorpresa de todos, Montero fue esposado.

“La peor droga es el ego” (Abel Desestress)