sábado, 19 de julio de 2008

CUBARAPEANDO


“Empieza a pensar por ti y para ti mismo, y tendrás tu propia revolución para ganar” (Abel Desestress)

Mestizo, de 28 años, forma parte de un dúo rapero en La Habana, donde trabaja como peluquero. "Estamos marginados porque nuestras canciones hablan de los problemas que enfrentan los cubanos en estos momentos". Sus canciones hablan de acoso policial, de racismo y de pobreza. "Los jóvenes están viviendo tiempos muy duros. Los medios de comunicación son el mayor obstáculo para que se escuche nuestra música. No quieren emitir el tipo de rap que hacemos porque tienen miedo de que se conozca la verdadera situación".

Es una lucha constante para aquellos raperos que han decidido seguir siendo independientes. Para grabar sus canciones deben utilizar los servicios de productores como Emilio. Este chico de 33 años de edad antes rapeaba, pero para él es más lucrativo dedicarse a la producción. Dirige un rudimentario estudio de grabación en su casa, donde los artistas pagan US$20 por canción.
Su padre, un músico que ganaba un salario decente trabajando en el extranjero, ayudó a Emilio a comprar su primer equipo.